NEUROFISIOLOGIA CLINICA

La Neurofisiología clínica es la especialidad médica que tiene como objetivo la exploración funcional del sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal), sistema nervioso periférico (nervios y órganos de los sentidos) y sistema nervioso vegetativo o autonómico (simpático y parasimpático), utilizando tecnología altamente especializada con fines diagnósticos, pronósticos y de orientación terapéutica.

Electromiografia (EMG). Se basa en la introducción en el músculo de un electrodo mediante una aguja generalmente concéntrica que permite recoger la actividad eléctrica de las unidades motoras. Se puede sentir algo de dolor o molestia cuando se insertan los electrodos, pero las personas son capaces de completar el examen sin mayor dificultad. Generalmente, no se requiere preparación especial. Evite el uso de cualquier crema o loción el día del examen. Una electromiografía se realiza cuando las personas tienen síntomas de debilidad y la evaluación muestra deterioro de la fuerza muscular. Este examen puede ayudar a diferenciar afecciones musculares primarias de una debilidad muscular causada por trastornos neurológicos.

Electroneurografía (ENG). Para realizar la Electroneurografía habitualmente se colocan electrodos de superficie, de recepción y de estimulación, sobre la piel del paciente. Con el paciente preparado y los electrodos colocados en el lugar correspondiente se aplican estímulos eléctricos de intensidad y duración variables. El impulso eléctrico puede sentirse como una corriente o una pequeña descarga eléctrica y dependiendo de la intensidad puede resultar incómodo. En cualquier caso se tratan de intensidades de corriente muy pequeñas las utilizadas habitualmente. No se debe sentir ningún tipo de molestia una vez haya terminado la prueba. Las respuestas generadas quedan registradas y son interpretadas posteriormente por el médico neurofisiólogo. Podemos realizar el diagnostico de enfermedades de los nervios periféricos, radiculopatias lumbares y cervicales, afectaciones del nervio facial, síndrome del tunel del carpo y otras afectaciones del SNP menos frecuentes. Variaciones de esta técnicas son la Onda F, Reflejo H , Reflejo del parpadeo , Estimulación Repetitiva , Potenciales Inhibitorios, que complementan el estudio básico .

Electroencefalograma (EEG). Valora el funcionamiento del cerebro. El EEG se utiliza para ayudar a diagnosticar si usted está presentando convulsiones y, de ser así, de qué tipo. Un EEG también se emplea para encontrar las causas de confusión y evaluar traumatismos craneales, tumores, infecciones, enfermedades degenerativas como Alzheimer, al igual que cambios anormales en la química corporal que afectan el cerebro. También se usa para evaluar problemas con el sueño ( trastornos del sueño) y para investigar episodios de pérdida del conocimiento.

Potenciales evocados. Son un conjunto de técnicas diagnósticas que estudian distintas funciones cerebrales, mediante la valoración de la respuesta eléctrica que en la corteza cerebral provocan distintos estímulos externos ( visuales, auditivos, eléctricos, etc).

Son útiles en el estudio de hipoacusias periféricas y neurosensoriales, alteración de la visión, alteraciones sensitivas, enfermedades como la Esclerosis Múltiple, etc….

Realizamos:

  • Potenciales Evocados Visuales: Valoran la funcionalidad de la retina, el nervio óptico y la corteza visual.

  • Potenciales Evocados Auditivos: Exploran utilizando estímulos acústicos, la funcionalidad de la vía auditiva (Nervio Auditivo, Tronco del encéfalo y estructuras subcorticales).

  • Potenciales Evocados Somestésicos / Somatosensoriales: Exploran la sensibilidad profunda, utilizando pequeños estímulos eléctricos. Evaluan el sentido de la posición muscular y articular (sensibilidad propioceptiva), el dolor muscular profundo y el sentido de la vibración.